Age of Empires IV, impresiones del regreso triunfal de uno de los dioses del género RTS | Gaming
Age of Empires IV, impresiones del regreso triunfal de uno de los dioses del género RTS | Gaming
10 abril, 2021
Descubren cómo bloquear cualquier cuenta de WhatsApp solo con el número de teléfono | Tecnología
Descubren cómo bloquear cualquier cuenta de WhatsApp solo con el número de teléfono | Tecnología
11 abril, 2021
Mostrar todo

Creative Stage V2, análisis y opinión | Tecnología

Creative Stage V2, análisis y opinión | Tecnología

El audio ha ido adquiriendo una mayor importancia en el ámbito del entretenimiento. La llegada de las resoluciones 4K evidenció la importancia de un buen sonido para obtener una mejor experiencia al ver series, películas o disfrutar de los últimos videojuegos.

La barra de sonido Creative Stage V2 se posiciona como una opción muy interesante para mejorar el sonido en ordenadores y televisores de una forma sencilla y, sobre todo, sin tener que invertir una pequeña fortuna en un sistema de altavoces.

La segunda generación de esta barra de sonido de Creative tiene un precio de 109,99 euros. ¿Ofrecerá suficiente potencia para llenar de audio un salón, será capaz de proporcionar una atmosfera más inmersiva en juegos? Esta y otras preguntas las resolvemos en el análisis de la Creative Stage V2.

  Creative Stage V2
Dimensiones barra de sonido | Subwoofer 68 x 7,8 x 10 cm | 11, 6 x 42,3 x 25 cm
Peso barra de sonido | Subwoofer 2 kg | 3.3 Kg
Potencia total 80 W RMS (2 x 20 W + 40 W) | 160 W PMPO
Número de canales 2.1
Respuesta de frecuencia 55 Hz ~ 20.000 Hz
Conectividad HDMI eARC (entrada/salida) | Entrada óptica | USB-C | jack de 3,5 mm | Bluetooth 4.2
Accesorios incluidos Mando a distancia | Cable auxiliar de 3.5 mm | Cable USB-C a USB-A
Precio 109,99 euros

Resumen del análisis de Creative Stage V2 por apartados:

Barra compacta para el salón y la oficina…aunque sea en casa

Una de las principales ventajas de la Creative Stage V2 con respecto a otros sistemas de sonido es su tamaño compacto, que le permite encajar sin mayores complicaciones bajo cualquier tipo de pantalla o monitor.

Nos encontramos ante un sistema de sonido 2.1 formado por una barra de sonido con unas dimensiones de 68 x 7,8 x 10 cm unida mediante un cable a un subwoofer vertical de 11, 6 x 42,3 x 25 cm.

El conjunto resulta lo suficientemente compacto como para encajar sin problemas a los pies de un televisor de hasta 32 pulgadas sin que la barra de sonido sobresalga por los lados del televisor. Mientras que la posición vertical del subwoofer permite ahorrar espacio en el mueble o junto a él.

Tanto la barra como el subwoofer lucen un elegante color negro aunque afortunadamente tienen distinto acabado. En el caso del subwoofer mantiene un aspecto clásico en negro con textura para el cajón, mientras que en el frontal se integra el logotipo de Creative en la parte superior y la salida Bass réflex de la caja en la parte inferior.

En el lateral destaca la presencia de una tela acústica también en color negro que indica la posición del woofer que se encargará de las frecuencias más graves.

El cable de conexión entre el subwoofer y la barra se encuentra integrado en su parte trasera, y su trasera tiene un conector propietario que conduce la señal de audio y la alimentación. Esto limita al usuario a la hora de ubicar el subwoofer ya que está condicionado por la longitud de este cable.

Por su parte, la barra de sonido luce un aspecto bastante homogéneo cubierto por una rejilla metálica que con la luz adecuada insinúa la presencia de los altavoces en su interior y, al encenderla, deja entrever la información de su estado desde una pantalla ubicado en el centro de la barra.

Toda la parte superior y trasera tiene un acabado negro brillante que, si bien es cierto que ofrecen un aspecto elegante y discreto, atrapa el polvo con una increíble facilidad.

En el lateral derecho encontramos unos botones de tacto gomoso que permiten encender la barra, controlar el volumen, cambiar la fuente de origen del audio o activar la sincronización Bluetooth con una sola pulsación.

Si nos vamos a la trasera encontramos dos secciones separadas en las que se ubican los distintos conectores: HDMI eARC (entrada/salida), entrada óptica, puerto USB-C y toma jack de 3,5 mm, así como el conector para el subwoofer.

Rodeando toda esta zona trasera hay un refuerzo de plástico negro remachado con una línea de tornillos. Este elemento no resulta demasiado atractivo estéticamente. En la trasera también encontramos dos piezas integradas en ambos extremos de la barra que permite colgarla en la pared sin necesitar ningún accesorio adicional.

En su base cuenta con dos patas de gomas en los extremos de la barra que permite que la barra descanse a los pies del televisor o del monitor sin que corra peligro de deslizarse o pueda dañar el mueble o la mesa.

Variedad de puertos pero sin inteligencia artificial

La segunda generación de esta barra de sonido ofrece buena conectividad con las fuentes de audio externas adaptándose especialmente a las necesidades de conectividad de televisores y ordenadores.

Al carecer de altavoces satélite o conectividad inalámbrica entre la barra y su subwoofer, instalar la Creative Stage V2 nos ha parecido un proceso realmente sencillo ya que, además, la barra incluye algunos de los cables que puedes necesitar en este proceso como un cable de audio de 3,5 mm o uno USB C a USB A.

Basta conectar cualquiera de las entradas físicas ubicadas en la trasera a la fuente de audio y seleccionar la entrada desde el mando a distancia o desde el botón lateral de la barra para empezar a reproducir el audio.

El emparejamiento Bluetooth 5.0 tampoco presenta ningún misterio ya que la barra dispone de un botón dedicado el lateral que, al pulsarlo, activa la sincronización de la barra y la hace visible para vincularla desde otros dispositivos.

Esa sencillez en la conexión también se transmite desde el mando a distancia que comparte el mismo espíritu compacto de la barra.

Se trata de un mando por infrarrojos desde el que se controlan las principales funciones del dispositivos. El mando está fabricado en plástico con un frontal imitando metal cepillado sobre el que descansan los botones de tacto gomoso.

En la parte superior encontramos los botones de encendido y silencio, así como los botones de selección para la fuente de audio perfectamente identificados con sus nombres.

Justo debajo está el pad circular con el control de volumen y de reproducción ocupando una posición central. Debajo de este pad circular se encuentran los botones de modo de escucha, que permiten cambiar el perfil de sonido para darle una mayor amplitud al activar el modo Surround o concentrase más en los diálogos con el modo Clear Dialog.

En la parte inferior, dos botones bastan para configurar el nivel general de bajos y agudos entre 10 posibles posiciones.

De este mando nos ha gustado que permite acceder a todas las funciones de la barra de una forma directa y muy clara que no obliga al usuario a realizar combinaciones de teclas y no utiliza teclas con doble función. Además, esta sencillez de uso se complementa con etiquetas que identifican claramente la función de cada botón.

Como ya hemos dicho, la barra ofrece conectividad suficiente tanto para el contexto de un salón, como en el de un despacho o mesa de estudios conectándola a un ordenador (incluso a un portátil). Sin embargo, creemos que a Creative Labs le ha faltado algo de ambición para integrar algún tipo de soporte con el Asistente de Google o con Alexa.

También se echan de menos compatibilidad con estándares de audio de entretenimiento cada vez más extendidos como Dolby Atmos.

También hubiera estado bien contar con funciones más orientadas a la conectividad de audio y vídeo como es la función Passthrought, que permite situar la barra como intermediaria entre una fuente de sonido como un decodificador de televisión, por ejemplo, y el televisor para que la barra pueda usar la fuente de audio, y permita al televisor reproducir los datos de vídeo.

Suficiente para mejorar un audio discreto, pero sin aspiraciones cinematográficas

Llegamos al momento clave de este análisis de la barra de sonido Creative Stage V2, que no es otro que el apartado que dedicamos a analizar su calidad de sonido.

El sistema de sonido que propone Creative Labs está formado por una pareja de altavoces de 2,5 pulgadas situados a cada extremo del frontal de la barra con una potencia de 20 W por canal que se encargarán de reproducir los agudos y medios, mientras que el subwoofer de 5,25 pulgadas y una potencia de 40 W se encarga en exclusiva de reproducir las frecuencias más bajas.

Este reparto de frecuencias hace que, en general, el sonido se “limpie” ya que cada grupo de altavoces puede afinarse mejor para reproducir ese rango concreto. Esto en el caso de la barra Creative Stage V2 esto se traduce en un sonido muy nítido y bien definido.

Los 80 W de potencia que entrega esta barra no dan para hacerte saltar del sofá con las explosiones y las escenas de acción, pero sí sirven para mejorar de una forma muy sencilla la calidad de sonido que ofrecen los televisores con al menos dos o tres años o los más económicos.

En este contexto lo hemos estado usando con un televisor Samsung con una década a sus espaldas y la mejora ha sido más que notable en todos los casos. No obstante, no es un sistema de sonido que consiga meterte en la acción de las películas.

Al activar el modo Surround se amplía algo el escenario sonoro, pero no busques en esta barra un sistema de sonido envolvente, más que nada porque un sistema 2.1 no permite salir de esa frontalidad del sonido.

El subwoofer ha resultado ser un aliado excepcional para esta barra y transmite unos bajos bien definidos y a gusto del usuario. Nuestra experiencia ha sido muy buena en este punto, entregando unos graves sobre los que descansan el resto de frecuencias, pero que no las canibaliza enturbiando los diálogos o la banda sonora.

Al instalarla bajo una pareja de monitores la experiencia ha sido similar, permitiéndome escuchar mi música favorita sin renunciar a la amplitud de sonido que proporciona la separación de canales estéreo y la base que proporciona contar con un subwoofer dedicado.

En la reproducción de música sí hemos notado una cierta tendencia metálica en los tonos medios, pero nada que impida disfrutar de una buena sesión de música.

Además, contar con un sistema de conexión Bluetooth me ha permitido enlazar distintos dispositivos sin tener que preocuparme de usar un cable, lo cual resulta muy cómodo para mantener el orden en la mesa y no tener que mover la barra cada vez que quiero conectarle un portátil o el móvil.

En juegos, la experiencia de uso ha sido similar a la obtenida en el salón, con un sonido muy nítido y direccionado que te permite reconocer fácilmente el origen de las pisadas o por dónde te llegan los disparos del enemigo.

No hemos encontrado ningún tipo de latencia o retraso al reproducir el sonido de los juegos o en los diálogos de películas al conectar dispositivos por Bluetooth, por lo que en general la experiencia de audio ha sido buena tanto al usar los puertos físicos, como el Bluetooth.

Un gran aliado para el escritorio y mejorar el sonido en televisores modestos sin invertir mucho

Tras analizar durante algunas semanas el comportamiento de la barra de sonido Creative Stage V2 en distintos escenarios de uso, llega el momento de sacar algunas conclusiones sobre ella y daros nuestra opinión.

La Creative Stage V2 dista mucho de ser la barra de sonido perfecta ni para un entorno de salón, ni para uno de escritorio. No lo es por diferentes motivos.

En lo relativo al salón, echamos de menos un sistema de sonido capaz de meter un poco más al espectador en la acción, por lo que si se instala en un salón de tamaño mediano, puede acusar la falta de potencia necesaria para conseguirlo y una configuración de altavoces más elaborada para mejorar la direccionalidad del sonido.

Sin embargo, esta barra de sonido es perfecta para un salón pequeño o como alternativa para mejorar el sonido pobre que ofrecían los televisores de hace algunos años o algunos los televisores de gama media y baja actuales. En estos escenarios la mejora en la experiencia de sonido que ofrece la Creative Stage V2 es notable.

En un entorno de escritorio o como sistema de sonido para una habitación juvenil, echamos en falta la integración con los ecosistemas del Asistente de Google o con Alexa, que convertirían a la barra de Creative Labs en un elemento mucho más versátil.

En cualquier caso, el uso en el entorno de escritorio también ha sido bueno ya que el factor potencia que encontrábamos en el salón desaparece al acortarse las distancias con respecto a la barra, ofreciendo una experiencia de audio infinitamente mejor que la que ofrecen los diminutos altavoces de portátiles o del móvil.

Creative Stage V2 es una barra de sonido 2.1 formada por una pareja de altavoces frontales de 2,5 pulgadas con una potencia de 20 W por canal y un subwoofer externo de 5,25 pulgadas con una potencia de 40 W. Cuenta con mando a distancia y conectividad Bluetooth 5.0

El balance de la experiencia con la barra de sonido Creative Stage V2 en general ha sido positiva, y más si tenemos en cuenta que estamos ante un sistema de sonido 2.1 de 80 W que tiene un precio de 109,99 euros, cuando muchas barras de sonido con prestaciones similares se colocan hasta 50 euros por encima.

En este sentido, consideramos que la barra de sonido es una opción a tener en cuenta para mejorar la calidad de sonido del salón o el escritorio sin invertir mucho dinero en ello y sin complicarse la vida con instalaciones complicadas.

Fuente