Persona mostrando sus canas.
Las canas sí pueden recuperar el color, la ciencia nos dice cómo
23 junio, 2021
Cómo son los taxis en otros países y qué modelos de utilizan | Motor
Cómo son los taxis en otros países y qué modelos de utilizan | Motor
23 junio, 2021
Mostrar todo

Esta antigua ciudad maya tenía un parque natural

Investigador David Lentz frente a una pirámide de Tikal en Guatemala.

Las recomendaciones actuales apuntan a incluir espacios verdes dentro de las ciudades para mejorar la salud tanto física como mental de las personas, pero las civilizaciones antiguas probablemente ya estaban al tanto de su importancia. Los investigadores de la Universidad de Cincinnati informaron en la revista Nature Scientific Reports que los embalses de la antigua ciudad maya de Tikal estaban rodeados de una vegetación salvaje que probablemente funcionó como un parque natural.

Estudiando el ADN de la vegetación de una antigua ciudad maya

Para llegar a esta conclusión, los investigadores diseñaron un sistema novedoso con el cual analizaron el ADN de las plantas antiguas; para ello, usaron muestras de sedimento presente en el templo y palacio de la ciudad. Fue así como identificaron más de 30 especies de árboles, pastos, enredaderas y plantas con flores que poblaron los bordes de la ciudad maya hace más de 1,000 años, conformando lo que parece ser un parque natural sagrado.

Por lo general, este tipo de análisis genéticos requieren muestras de alta calidad, pero las de Tikal estaban lejos de serlo. Por esta razón, recurrieron a un método diferente con el cual seleccionar el ADN de las plantas en las muestras de sedimentos y compararlo con el de las especies documentadas.

El auge y la caída de una metrópolis Maya

Tikal era una metrópolis pavimentada, bulliciosa y repleta de decenas de miles de personas. Su configuración incluía carreteras, plazas, imponentes pirámides, templos, palacios y miles de hogares para sus habitantes. Los más de 60,000 residentes de Tikal vivian de la agricultura, por lo que la ciudad también contaba con numerosas parcelas agrícolas de maíz, frijoles y calabazas.

No exageramos al decir que constituía el centro del poder, de la religión y del comercio en Mesoamérica, aunque en la actualidad destaca como una reserva arqueológica de alto valor. Tras haber alcanzado el punto máximo de su auge hace más de 1,200 años, esta antigua ciudad maya es hoy un parque natural nacional rodeado de una vegetación calificada como selva tropical primaria.

En parte, la caída de Tikal se debió a una serie de sequías devastadoras que limitaron los suministros para su población. “A medida que los niveles del agua bajaron, vieron florecimientos de algas verde azuladas, que producen sustancias tóxicas”, dijo paleoetnobotánico David Lentz. “Las sequías fueron grandes para la hierba, pero no tanto para las plantas del bosque que vivían a lo largo de las orillas del embalse”.

El parque natural habría cumplido una función estratégica en la ciudad

Los investigadores creen que la vegetación que rodeaba Tikal podría haber constituido un parque natural, aunque es difícil confirmarlo. Pero, de ser cierto, es probable que tuviera cierto carácter de exclusividad.

Crédito: Universidad de Cincinnati.

“Creo que lo fueron. No sé qué tan público habrían sido”, dijo Lentz. “Esta era una zona sagrada de la ciudad rodeada de templos y palacios. No sé si los plebeyos habrían sido tan bienvenidos”.

Mientras que Nicholas Dunning, profesor de geografía de la UC y coautor del estudio, no cree del todo que se tratara de un gran parque, sino que la vegetación cumpliría cierta función estratégica. Por ejemplo, los embalses constituían una fuente importante de agua, indispensable para la actividad agrícola de la que vivían.

“No habría sido un gran parque, tal vez 50 metros por 50 metros”, dijo Dunning. “Pero habría estado en vivo contraste con el área circundante del recinto central de la ciudad, que estaba esencialmente pavimentado en su totalidad con yeso con muchos de los edificios coloreados de rojo”.

La vegetación como manifestación cultural de la ciudad maya

A propósito de ello, los mayas tenían una cultura forestal muy arraigada a la cosmología. Cada uno de los elementos del bosque incluidos en su civilización tenían un significado profundo; por ejemplo, ciertos árboles sagrados cumplirían la importante función de sostener el cielo.

“Tener una arboleda sagrada adyacente al manantial sagrado y al estanque en el corazón de la ciudad era un símbolo extremadamente potente, algo así como partes del cosmos en miniatura”, explicó Dunning.

Sea cual sea el caso, el hecho es que este hallazgo confirma la importancia que tenían los espacios verdes para esta civilización antigua. Además de haber proporcionado una belleza impresionante a una ciudad repleta de pavimento, este parque natural fue una manifestación de la cultura maya.

Referencia:

Environmental DNA reveals arboreal cityscapes at the Ancient Maya Center of Tikal. https://www.nature.com/articles/s41598-021-91620-6

Fuente