Las 4 reglas de oro que recomienda WhatsApp para mantener tu cuenta segura | Tecnología
Así es la nueva función de WhatsApp para proteger la privacidad de tus chats, fotos y vídeos | Tecnología
5 mayo, 2021
Sony invertirá 183 millones de dólares más en juegos exclusivos de PlayStation | Gaming
Sony invertirá 183 millones de dólares más en juegos exclusivos de PlayStation | Gaming
5 mayo, 2021
Mostrar todo

ZTE Nubia Red Magic 6, análisis y opinión | Tecnología

ZTE Nubia Red Magic 6, análisis y opinión | Tecnología

Los móviles gaming han llegado para quedarse. Hubo algún intento de crear un móvil gaming, pero fue Razer en 2017 (que, curiosamente, lleva tiempo sin lanzar un nuevo móvil) la que creó la categoría de los teléfonos para jugar.

Está claro que cualquier móvil se puede usar para jugar, pero un móvil gaming cuenta con un launcher especial para juegos, suelen tener mejor disipación de calor y, por tanto, mejor rendimiento en su SoC y, además, accesorios.

ZTE y Nubia es un conglomerado de los más potentes en este segmento y, tras unas semanas de uso, os contamos nuestra opinión del Red Magic 6, un terminal que os va a alucinar por su potencia y, sobre todo, por su enorme y rapidísima pantalla. 

Eso sí, antes del análisis del Red Magic 6, os recordamos que recientemente probamos el Asus ROG Phone 5, otra auténtica bestia que quiere competir con este Nubia por el puesto de móvil más potente de lo que llegamos de 2021.

  Xiaomi Mi 11 Lite
Pantalla Panel de 6,55″ AMOLED | 2.400 x 1.080 píxeles | Compatibilidad HDR10+ | Panel plano | Refresco de 90 Hz y muestreo de 240 Hz
Procesador Snapdragon 732G en versión 4G
Memoria RAM 8 GB LPDDR4X
Almacenamiento 128 GB
Cámaras principales Principal de 64 Mpx f/1.8 | Gran angular de 8 Mpx f/2.2 | Telemacro de 5 Mpx f/2.4
Cámara frontal 20 Mpx
Batería 4.250 mAh | Carga de 33 W | Cargador en la caja
Sistema operativo Android 11 + MIUI 12
Dimensiones y peso 160,53 x 75,73 x 6,81 mm | 156 gramos
Precio Desde 299 euros

Análisis del Red Magic 6 por apartados:

Un móvil gaming lo mires por donde lo mires con LED RGB y ventilador interior

Cuando hablamos de un móvil gaming, tenemos claro que no va a ser el más bonito de la clase. Son atractivos en el sentido de que atrapan todas las miradas, sí, pero no tienen unas líneas elegantes y… bueno, bonitas a fin de cuentas.

Es cierto que estos últimos años han ido afinando muchísimo en lo que a diseño se refiere y ya no son estrafalarios. Capturan miradas porque son enormes y porque suelen tener lucecitas por doquier, pero hay que reconocer que cada vez son más discretos sin perder ese ‘diseño gaming’.

Es lo que nos encontramos en este Red Magic 6, un móvil que cuenta con un frontal que destaca por la gran pantalla y que, en la parte trasera si no tenemos las luces activadas, simplemente tenemos algo diferente a lo habitual.

Si empezamos por la trasera, debemos decir que es de cristal y que en la edición que tenemos nosotros está presente en sello de Tencent Games, ya que es una versión especial para China. Esta versión no será la occidental, pero bueno, nos podemos hacer una idea porque tendremos la misma trasera sin esa distinción.

A ambos lados de la trasera tenemos un detalle en color rojo y, justo al lado, una franja que es una tira LED RGB. Esta se ilumina cuando tenemos notificaciones, de forma fija o con otros parámetros que son personalizables.

En la parte inferior tenemos el logo de Red Magic, que también tiene luz, y si nos vamos a la mitad superior encontramos un flash integrado en la parte central del móvil y tres lentes en un módulo muy discreto.

De hecho, están al nivel de la carcasa, sin sobresalir más que por un perímetro de protección. Es un móvil bastante sucio porque, aunque la trasera tiene varias tonalidades, no deja de ser cristal con acabado brillante, y eso atrapa las huellas que da gusto.

En los laterales tenemos bastantes cositas y, además, son de aluminio. En el derecho hay dos gatillos táctiles, uno en cada extremo, que podemos personalizar en juegos, así como la salida de aire del ventilador interno, el botón de bloqueo y un micrófono.

Red Magic ya ha metido ventiladores en sus móviles antes y creo que esta es una muy buena implementación. No aumenta demasiado el grosor del móvil y, además, funciona, bajando unos grados el SoC. Eso sí, ya os aviso de que hace bastante ruido, suena muchísimo y es algo que podéis escuchar en el videoanálisis.

En el marco superior tenemos el jack de 3,5 mm para auriculares y otro micrófono. En el lateral izquierdo tenemos el selector del launcher estándar o el launcher gaming, la entrada de aire del ventilador y el control de volumen.

En la parte inferior está otro micrófono, la ranura de SIM en la que no podemos instalar almacenamiento, el USB-C y uno de los altavoces. El otro altavoz está en la parte frontal y sí, tenemos una muy buena experiencia sonora.

Es un frontal con marquitos. Son muy delgados en los laterales y, curiosamente, el marco superior es algo más ancho que el inferior, ya que ahí está la cámara frontal.

En mano es un móvil cómodo por sus formas y el buen tacto de los laterales metálicos, pero no deja de ser un móvil enorme con 169,9 mm de alto, un grosor de 9,7 mm y un peso de 220 gramos. Es lo que es, un móvil gaming, por lo que no esperéis llevar algo que no se note en el bolsillo.

AMOLED de locura con 165 Hz y un muy buen sonido estéreo

Y, aunque el Red Magic 6 tiene muchos puntos fuertes, creo que el más importante, o el más impactante, al menos, es la pantalla. No es el mejor panel que he tenido entre manos porque Samsung los hace muy, muy bien y el del S21 Ultra -análisis- era una pasada, pero está cerca.

Es imponente empezando por la diagonal: 6,8″ con resolución FullHD+. Esto se traduce en 2.400 x 1.080 píxeles y sí, puede que, en este aspecto, la resolución se me quede algo corta. Es cierto que son 387 píxeles por pulgada y que vais a ver cualquier contenido perfectamente, pero no ‘brilla’ lo mismo un juego a FHD+ que a QHD+.

Hablando de brillo, la compañía habla de 630 nits de brillo típico, pero como siempre, hemos sacado nuestra herramienta de medir Lux y hemos tenido un brillo medio de 730 Lux con una desviación de solo 7,6 Lux.

Vais a ver el contenido perfectamente en cualquier situación, aunque le sensor de brillo automático no es el más preciso que hemos visto. Es rápido porque adapta el brillo rápidamente, pero generalmente lo hace a la baja y tengo que estar retocando manualmente.

Pero vayamos al punto en el que Red Magic saca pecho, el panel. Es un AMOLED que tiene un montón de modos de imagen como un filtro de luz azul, modo oscuro, un modo antiparpadeo y un editor de color bastante completo que tiene varios perfiles predefinidos, entre los que están P3 y sRGB, así como un selector manual del tono del panel.

Y, además, tiene un refresco de hasta 165 Hz. Hay varios escalones (60 Hz, 90 Hz, 120 Hz y 165 Hz) y, en el menú, el móvil nos dice que a 90 Hz y 144 Hz (aunque no puedo seleccionar 144 Hz manualmente), la frecuencia es dinámica y cambia en cada aplicación.

Podemos poner la actualización en la barra de estado para ver la frecuencia y no he visto que cambie el numerito, pero si me bajo una app ‘chiva’a, puedo ver que, realmente, todas las frecuencias son dinámicas y van desde los 60 Hz hasta los 165 Hz.

En YouTube, por ejemplo, va a 60, en Twitter a 90 Hz, en Chrome a 60 Hz, en Instagram también a 60 Hz y Telegram a 90 Hz. Prácticamente todas las apps del día a día van a 90 Hz y solo algunos juegos tienen una frecuencia de actualización mayor, llegando a los 120 FPS en títulos como League of Legends, CoD Online o Fortnite.

Entonces… ¿es solo marketing? Bueno, en cierto modo sí porque aunque la pantalla sea a 165 Hz, las apps no se muestran a esa ‘velocidad’, pero todo lo relacionado con el sistema sí va a la frecuencia nativa. Y es muy, muy rápido. 

El muestreo de la pantalla también es elevadísimo y eso, junto a la capa de personalización, contribuye a crear la sensación de tener entre manos uno de los móviles más rápidos del momento. Eso sí, en el día a día tengo puesta la frecuencia de 120 Hz, ya que la de 165 Hz, o 144 Hz si tuviera, me parece gastar recursos del móvil y de la batería.

Para ver contenido es un panel espectacular que, sin tener el mejor AMOLED, se porta realmente bien y, si entramos en el audio, tenemos una sensación similar.

Tenemos dos altavoces, uno arriba, en el frontal, y otro en la parte inferior y la calidad sonora muy interesante. Los graves deberían tener algo más de presencia, pero al final tenemos un sonido muy alto que no distorsiona demasiado cuando subimos del 80% y que para YouTube y videojuegos cumple de sobra.

No podemos aplicar mejoras ni ecualizador a estos altavoces, pero si conectamos auriculares sí se despliegan opciones de ecualización. Tenemos un modo DTSX: Ultra, y tres perfiles: música, cine y juego.

Snapdragon 888 que pulveriza todos los registros y un Android 11 muy veloz

La pantalla está a la altura de lo que esperamos en un móvil para jugar y el hardware interno nutre a la perfección ese ‘glotón’ panel de 165 Hz. Tenemos el Snapdragon 888, el SoC más potente en estos momentos que hemos probado en móviles como el Xiaomi Mi 11 -análisis-, el OnePlus 9 Pro -análisis- o el Asus ROG Phone 5 que comentamos hace unas líneas.

No es un SoC demasiado extendido en el mercado porque, directamente, las compañías están teniendo problemas para comprar unidades de este procesador, pero es una auténtica bestia. El SD de este Red Magic 6 no tiene overclock y es la configuración estándar.

Eso significa que la GPU es la Adreno 660 y el procesador tiene un núcleo a 2,84 GHz, tres a 2,42 GHz y cuatro a 1,8 GHz, todos Kryo 680 de nueva generación. La RAM es de 12 GB LPDDR5x y el almacenamiento es UFS 3.1.

Como siempre, os dejamos los test sintéticos, pero no tienen sentido por lo absurdamente potente que es el móvil:

Red Magic 6 OnePlus 9 Pro OnePlus 9 Xiaomi Mi 11 Galaxy S21 Ultra 5G Zenfone 7 Pro
Procesador SD 888 SD 888 SD 888 SD 888 Exynos 2100 SD 865+
Geekbench 4 Single 5.071 4.958 5.043 5.081 4.910 4.626
Geekbench 4 Multi 14.060 14.387 14.264 14.929 14.224 12.742
Geekbench 5 Single 1.126 1.115 1.125 1.136 1.050 1.005
Geekbench 5 Multi 3.655 3.642 3.684 3.648 3.347 3.201
3D Mark Sling Shot Extreme Demasiado alta Demasiado alta Demasiado alta Demasiado alta 7.765 7.885
3D Mark Wild Life (Puntuación| FPS) 5.798 | 34,70 FPS 5.750 | 34,40 FPS 5.776 | 34,6 FPS 5.463 | 32,7 FPS
AnTuTu 824.026 715.885 715.656 705.986 642.161 639.131
PC Mark 11.718 11.100 13.216 15.730 15.428

Como veis, hay una diferencia con otros móviles que tienen Snapdragon 888, pero en AnTuTu es de auténtica locura la puntuación. He pasado varias veces el test para comprobar que no era un error y la cifra siempre es más o menos la misma.

En el resto de test es un pelín más potente que el ROG Phone 5 con la misma configuración de SoC y RAM, pero creo que la clave de la velocidad y la potencia bruta del teléfono es el software.

Antes de pasar a eso, os dejamos los resultados de los test de memoria. En este sentido, no es tan rápido como otros con la misma configuración, pero desde luego sigue estando en el TOP del mercado:

Red Magic 6 OnePlus 9 Pro OnePlus 9 Xiaomi Mi 11 Galaxy S21 Ultra 5G Zenfone 7 Pro
Tipo de memoria UFS 3.1 + LPDDR5 UFS 3.1 + LPDDR5 UFS 3.1 + LPDDR5 UFS 3.1 + LPDDR5 UFS 3.1 + LPDDR5 UFS 3.1 + LPDDR5
Escritura secuencial 405,36 MB/s 502, 92 MB/s 501,68 MB/s 504,46 MB/s 377,17 MB/s 530,50 MB/s
Lectura secuencial 845,14 MB/s 1,41 GB/s 1,49 GB/s 1,20 GB/s 1,09 GB/s 1,46 GB/s
Escritura aleatoria 26,54 MB/s 39,65 MB/s 39,25 MB/s 32,32 MB/s 38,34 MB/s 39,47 MB/s
Lectura aleatoria 11,95 GB/s 32,93 MB/s 31,35 MB/s 34,48 MB/s 23,87 MB/s 22, 37 MB/s

En el día a día, el teléfono es absolutamente espectacular. Es muy potente y el sistema Redmagic 4.0 sobre Android 11 es realmente limpio, y esa poca personalización carga muy poquito el SoC y todo va como la seda… hasta que nos topamos con la traducción y otros elementos que están algo verdes.

Es de los teléfonos que mayor sensación de velocidad me ha transmitido y, realmente, es una gozada estar navegando, simplemente, por los menús y pantallas del teléfono porque todo responde al instante.

Entrar a aplicaciones, multitarea, editar y exportar fotos, exportar un vídeo… todo se hace a una velocidad apabullante y, realmente, aunque visualmente no me gusta mucho la capa de personalización, es una de las capas más ‘frescas’ y veloces que he probado en un móvil que es una auténtica bestia.

Supuestamente, el móvil tanto en juegos como en el día a día aprende de nuestras costumbres y parámetros de uso para, con ayuda de la inteligencia artificial, optimizar el teléfono. Es algo que viene explicado en un apartado de configuración, pero realmente no puedo decir si es verdad porque desde el primer día iba como un cohete.

Esa rapidez también se plasma en la animación de desbloqueo y tenemos tanto un desbloqueo por huella (con una buena ubicación) como un desbloqueo por foto que es rápido y nos reconoce bien y sin fallos.

El lector de huellas, de hecho, es espectacular porque no es ultrasónico, es óptico, pero es rapidísimo.

Y digo que Redmagic 4.0 no me gusta demasiado no porque sea complicado ni poco personalizable, pero me parece, de hecho, algo simple, con iconos que no me gustan demasiado y con una barra lateral que no encuentro muy útil en este modelo porque muchas veces vas atrás en una app o web y no haces lo que quieres, que es desplegar la barra.

Además, hay algunos términos que están mal traducidos al español, o no traducidos, y… bueno, creo que es algo a mejorar. Eso sí, en lo que a ligereza se refiere, es impecable.

¡Ah! un detalle que me ha gustado. Aunque luego uso Edge y Chrome, el navegador de Redmagic es interesante porque es rápido y tiene una barra lateral con algunas herramientas rápidas. No os va a cambiar la vida, pero es un buen detalle.

El botón mágico te lanza el launcher que convierte el móvil en una Switch

Ahora bien, ¿qué tal funciona el móvil con juegos? Creo que no hace falta que diga que vais a poder jugar a cualquier juego con los gráficos al máximo (los que lo permitan), con una tasa de fps óptima (los compatibles) y con un muy buen control gracias a la sensibilidad del panel, pero en un móvil gaming esperamos… algo más.

Y ese “algo más” viene de la mano del launcher de juegos de la firma china. Como en generaciones anteriores, tenemos un botón rojo que abre el launcher de juegos en formato horizontal en el que tenemos los diferentes juegos, el ventilador se activa, tenemos los controles de la iluminación RGB, podemos personalizar accesorios y elementos especiales.

Por ejemplo,. hay juegos que tienen contrato con Red Magic que tienen una especie de grabación de repeticiones automáticas, también podemos gestionar los perfiles de energía, de conexión a la red y otros parámetros de optimización, como una limitación a la hora de recibir notificaciones.

No he notado una mejora de rendimiento del teléfono al jugar desde el modo juego o al jugar desde el launcher estándar, algo lógico porque la potencia es la que es y también podemos activar el ventilador de forma manual en el modo estándar, pero he de decir que sí es más cómodo jugar en este modo especial por el modo no molestar con notificaciones o por algo como el bloqueo de ajuste de brillo automático cuando jugamos.

El ventilador disipa calor, eso es cierto, pero en juegos como Genshin Impact o Fortnite (son los dos más potentes) se nota que se calienta la pantalla. No es algo que impida tocar el dispositivo, pero es un problema de calentamiento que estamos viendo en el Snapdragon 888 y que creemos que tiene que ver con la GPU.

Es normal que la trasera se caliente, pero la pantalla también coge temperatura en estos móviles. Y sí, el ventilador funciona porque hace ruido (bastante) y, además, notas que está expulsando calor, pero puede que no sea suficiente.

En juegos menos exigentes sí se nota que el ventilador va más desahogado y puede que no hiciera ni falta, pero si lo activamos, el móvil se nota más fresquito. 

Dentro del juego podemos tirar de la parte derecha de la pantalla para desplegar una especie de menú de acciones rápidas. Ahí vemos la temperatura del SoC, tenemos accesos directos a apps y opciones de configuración, control del ventilador, de la pantalla, podemos controlar la potencia del SoC

Como digo, el rendimiento es espectacular y tenemos unos gatillos digitales que… ¿sirven para algo? Hay juegos en los que sí y, de hecho, los podemos configurar de forma sencilla para algunos títulos y jugar a Fortnite con estos gatillos táctiles es un cambio radical en la manera de jugar en el móvil.

Y no solo es software y potencia, también la vibración. Tiene un muy buen sistema de vibración, también emite una pequeña vibración en los gatillos para que sintamos que los estamos presionando, que consigue meternos de lleno en los juegos junto a la espectacularidad de la pantalla y del sonido.

Son esos detalles que, al final, definen a un móvil gaming y me ha gustado mucho ese centro de control de Redmagic 4.0. Un usuario que se compre el móvil para jugar, lo va a agradecer. 

Eso sí, repito, el jack de 3,5 mm está en la peor zona posible. Para futuros móviles, Nubia, ponlo arriba o abajo (al cogerlo en horizontal) o en el lado concreto de la parte superior o inferior.

Sus 5.050 mAh no son los más generosos, pero se redime con la carga a 66 W

Entramos en un apartado tremendamente subjetivo en todos los móviles, pero en este terminal es mucho más complejo debido a que no solo tenemos cuatro frecuencias disponibles para elegir, sino que tenemos un ventilador activo que consume mucha, mucha batería.

 Va a depender de muchos factores: de la frecuencia que tengáis, de cuánto juguéis al día y si lo hacéis con o sin ventilador, de si utilizáis los gatillos porque, además de consumir por estar activos, también vibran, lo que supone mayor consumo, del modo juego en el que estéis, de la luz ambiental porque eso hace que el brillo de la pantalla sea uno u otro…

En definitiva, depende de muchísimos parámetros. Yo puedo decir que con Bluetooth todo el día, brillo automático, unos 30 – 45 minutos al día en diferentes videojuegos con ventilador en modo automático, YouTube y redes sociales, tengo unas seis/siete horas de pantalla.

Esto, como digo, va a variar y es muy fácil que acabéis algún día con cuatro horas de pantalla si jugáis mucho o que superéis las siete si no tocáis un juego.

Lo que sí es objetivo es el dato de carga. La unidad global cuenta con cargador de 66 W y, de hecho, es lo que soporta el móvil, pero nuestro cargador es el de 30 W. Es más estándar, pero carga en 23 minutos el 50% y en 62 minutos el 100%.

Es un muy buen dato y con los 66 W, seguramente, tengamos una carga del 100% en 35 minutos, pero no contamos con ese cargador.

Conectividad a la última con NFC, Wi-Fi 6 y 5G

En este caso, no tenemos esa locura que sí vemos en otros dispositivos con dos USB-C. Tenemos solo un puerto para carga que sí, nos ofrece una conexión rápida con un ordenador, pero que al final vamos a utilizar para cargar el teléfono… y ya.

 Lo que sí vamos a agradecer, sobre todo en un móvil gaming, es tener lo último en conectividad inalámbrica. Y es que, el Red Magic 6 cuenta con NFC para pagar con el móvil (aunque, creo que porque mi unidad es china, no me ha funcionado), pero también tenemos Wi-Fi 6 y 5G.

Desde el equipo de Nubia me comentaron que el 5G podría no funcionar en mi unidad, pero al final no he tenido ningún problema, aunque ya sabéis que esto depende de vuestra compañía y la zona en la que viváis, ya que tengo 5G, pero es NSA.

Y el Wi-Fi 6 es algo que tiene muchísimo sentido de cara al futuro, pero si eres un usuario muy ‘hardcore’, vas a agradecer estas dos tecnologías para, por ejemplo, disfrutar de juegos online exigentes, priorizar el ancho de banda para estos juegos o disfrutar del juego en la nube con Stadia o Game Pass.

Las antenas que tiene el Red Magic 6 son potentes y la verdad es que no he tenido problema alguno estas semanas.

A un móvil gaming no hay que pedirle una buena cámara, pero cumple

Me encanta la fotografía y una de las cosas que más me gusta es recibir un nuevo teléfono y lanzarme a la calle a hacer fotos. Es algo que, ya digo, disfruto mucho en los análisis y que, cuando cato un móvil gaming, asumo que va a estar en la lista de ‘carencias’.

Y es que, en algún lado hay que recortar, y más en este terminal que está peleando en el segmento de calidad/precio dentro de los móviles gaming, pero si soy sincero, me he llevado una sorpresa por el desempeño de la cámara, no tanto por la app.

A decir verdad, la aplicación es un desastre. Es estable, sí, pero hay fallos de traducción (el modo ‘retrato’ se llama ‘vertical’), hay un cajón de sastre en el que hay muchísimas opciones como el macro, que es un sensor dedicado y que está escondido y el gran angular no es accesible desde el modo automático, te tienes que meter en el modo Pro para usar el gran angular.

Es rápida, la IA trabaja bien, el enfoque es rapidísimo gracias al SoC, pero la aplicación es de las peores que he visto últimamente.

Ahora bien, si nos vamos a las cámaras, la cosa cambia. Ya os digo que son fotos, con el gran angular y con el principal, con colores muy saturados, con el contraste más subido de la cuenta y que, en general, tiran a la subexposición, pero también es verdad que se las enseñas a personas que no saben mucho de fotografía y piensan que son buenísimas.

El motivo es que muchos usuarios meten contraste a lo loco cuando editan una fotografía, así como HDR, y las dejan como las que este móvil ofrece ‘de fábrica’. Son fotos con un efecto ‘wow’ importante, sobre todo el gran angular y, como digo, me ha sorprendido porque son fotos muy agradecidas para redes sociales.

El sensor principal es de 64 megapíxeles f/1.8 con un tamaño de 1/1,72″ y un píxel de 0,8 micras. Es un sensor no muy grande, pero que se porta bien y que en modo automático nos permite capturar fotos a 16 megapíxeles con pixel binning.

Como digo, fotos muy espectaculares, muy llamativas que tienen detalle y que son perfectas para Instagram o Twitter. Me gusta el desenfoque que se genera cuando disparamos a un objeto a una distancia corta y creo que en edición hay que subir un poco las sombras, pero en general, una grata sorpresa.

En interior y de noche seguimos teniendo una cámara que cumple, pero con el mismo problema de demasiado contraste y tirar a la subexposición. Son vistosas, pero quizá aquí es donde se ven las costuras de este procesado.

El gran angular juega en la misma liga. Es un 8 megapíxeles f/2.0 con una apertura de 120º y una equivalencia a un angular de 13 mm. El sensor es muy pequeñito, de solo 1/4″, pero las carencias captando luz y algunos detalles las suple con un HDR exagerado que crea un efecto muy ‘dramático’ en la foto.

Curiosamente, y como comentaba, solo puedo acceder al gran angular desde el modo ‘Pro’, ya que el automático solo tiene el 1x y diferentes aumentos digitales hasta el 10x.

El macro no puede aparentar y, aunque el procesado es igual que en el resto de los sensores, aquí está clarísimo que tenemos un sensor minúsculo de 2 megapíxeles con una apertura f/2.4 

Necesitamos muy buena luz, no vamos a tener demasiado detalle y me gusta que la app tenga una especie de lupa que nos muestra el enfoque en tiempo real, ya que me parece una buenísima idea, pero la calidad de las fotos es extremadamente justita.

Con la cámara frontal tenemos más de lo mismo: sensor muy pequeño de 1/4″, 8 megapíxeles y f/2.0. El resultado son fotos no muy nítidas y que… bueno, es un móvil gaming, bastante que el principal y el angular nos han sorprendido.

Si pasamos al vídeo, tenemos una grabación a 8K30 como máximo. En este modo, los colores son extremadamente oscuros y tiende, más de la cuenta, a la subexposición de sombras. Es para grabar planos muy concretos si luego queremos hacer un recorte y, sobre todo, con los dos pies en el suelo y sin movernos de manera brusca.

El modo 4K nos permite llegar a 60 fps y tenemos una sorpresa, ya que los colores son llamativos, sin ser los mejores que hemos visto, y si aplicamos el estabilizador 100% digital, seguimos grabando a 4K. No es como otros móviles que aplican ese modo estabilizado y pasa de 4K a 1.080p. Esto nos ha gustado.

El enfoque es rápido y reacciona bien incluso con buena luz y, teniendo en cuenta que es un móvil gaming, vamos a poder tanto grabar buen vídeo como hacer fotos llamativas que sí, si nos ponemos puristas no son buenas, pero que son más que suficientes para redes sociales.

Y me alegra que los móviles gaming, por fin, estén dejando atrás ese estigma, ya que el Asus ROG Phone 5 también se porta de forma más que decente en el apartado de fotografía.

En el terreno de las características absurdamente elevadas, de momento es el rey

Potente, con una pantalla impresionante y jugando en la liga de la calidad/precio. El Red Magic 6 tiene una de las mejores relaciones prestaciones por euro que hemos visto en mucho tiempo, y sí, es un móvil de nicho, pero como toda la categoría de los móviles gaming.

Por eso mismo, también es complicado muchas veces dar una valoración de este tipo de dispositivos enfocados a una tarea tan concreta, pero en este caso nos hemos topado con un móvil muy potente que tiene una muy buena disipación de calor tanto activa como pasiva, que hace gala de un panel espectacular, que tiene muy buen sonido, materiales top y, además, una cámara que, sorprendentemente, da la talla.

Era lo último que pensaba encontrar en el Red Magic 6, una cámara que ofreciera resultados vistosos para redes sociales y he quedado gratamente sorprendido. Además, también me gusta mucho que la capa de software esté tan pulida, pero claro, no es perfecto.

Y es que, no hace falta rascar mucho para encontrar que ese software tiene fallos como elementos que no están donde deben, funciones sin traducir o traducidas mal o una app de cámara que es un desastre, pero la verdad, si queréis un móvil con toda la potencia disponible actualmente, que os haga sentir que tenéis un cohete entre manos y que, además, es fantástico para consumir contenido, es de esos móviles que son fáciles de recomendar.

Si buscáis algo más equilibrado y, sobre todo, más ‘portátil’, hay que mirar al segmento no gaming, pero con 888 estamos hablando de móviles como el Mi 11 o el OnePlus 9 que sí, son más equilibrados y discretos, pero también más caros y con peor gestión de temperatura.

Fuente